En la vida no se puede ser de ideas rígidas ya que el tiempo, y las circunstancias, en cualquier momento te pueden obligar a rectificarlas, teniendo que dar, incluso, un giro de 180º a las mismas. Eso es lo que me ocurrió en, al menos, dos cuestiones deportivas: La...